Érase una vez, tocados de invierno. Parte 3. El deshielo


Coroné mi cabeza con un tocado de hielo para recordar que al liberar al lobo, había encontrado el calor suficiente para provocar el deshielo y dejar paso a la primavera.

 

Que desde que vi aquellos ojos, la vida se ha vuelto buena…

Que con tu llegada, en mi corazón huele a primavera.

Porque sin dudarlo, nuestros pasos casan  una misma huella.

Huella que la casualidad cruzó, jugó y ganó su propia apuesta…

Que las apuestas son juegos y los juegos riesgos llevan, y yo decido jugármela, a la carta que es más bella.

 

 

Vestuario: Paz Guillén

Peluquería y Estética: C A P R I

Modelos: Leyre Apellaniz/ Jose Puga

Fotografía: Javier Lozano/Manolo Cazorla (Visual Bodas)

Ramos: Lales Martinez

Tocados: Amadamadrina

Guardar

Guardar

Guardar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *