Érase una vez, tocados de invierno. Parte 2


Otro cuento invernal.

Perdida en la nieve, nada se escucha… Simplemente el  susurro de la brisa que acaricia las ramas de los árboles me recuerda que la vida se mueve. Si no fuese por ese leve sonido, creería estar atrapada en la ilustración de un cuento invernal.

Envuelta en la capa de terciopelo rojo, el contraste con la nieve me convierte en el blanco perfecto. Mi cabeza está tocada por hojas, cristales, flores y ramas escarchadas. Hielo en mis pestañas. Aunque supuestamente debería sentir frío, un fuego del color del manto que me envuelve brota muy dentro de mí, manteniéndome caliente, un calor nervioso, inquieto, como si por alguna razón, mi organismo intentara avisarme de algo… El cansancio me vence y me abandono al sueño…

Despertar y ver  unos intensos ojos del color del cielo que miran con ternura y calma. La desaparición de los miedos. Conseguí transformar mi enorme lobo negro en un pequeño cachorro…

 

 

 

 

Vestuario: Paz Guillén

Peluquería y Estética: C A P R I

Modelos: Leyre Apellaniz/ Jose Puga

Fotografía: Javier Lozano/Manolo Cazorla (Visual Bodas)

Ramos: Lales Martinez

Tocados: Amadamadrina

Guardar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *